¿Tiene Un Trabajador Derecho A Permiso Retribuido Para Rehabilitación Médica En La Industria Siderometalúrgica De Lleida?

24/11/2017 Usuario LexaGo

Si un trabajador solicita un permiso después de una operación para ir al médico a rehabilitación, ¿tiene permiso retribuido o tiene que coger días y luego recuperarlos?

En la empresa se aplica el Convenio del sector de industria siderometalúrgica de Lleida.

Respuesta de abogado

24/11/2017 LEXA Abogados
El trabajador tendrá derecho a un permiso retribuido si se trata de una asistencia a consulta médica de especialistas de la Seguridad Social. Además, la consulta debe estar prescrita por el facultativo de medicina general del trabajador, es decir, su médico de familia. En todo caso, el trabajador deberá presentar previamente a la empresa el volante justificativo de la referida prescripción médica. El permiso retribuido estará limitado a 16 horas anuales por años naturales.

El artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores no contempla el supuesto planteado dentro de los permisos o licencias retribuidas a los que tiene derecho el trabajador.

De acuerdo con la regulación del convenio de aplicación, sobre permisos y licencias, el artículo 29, apartado m) sí que se establece un permiso para acudir a consultas médicas de especialistas prescritas por el facultativo de medicina general del trabajador:
m) Por el tiempo preciso en los casos de asistencia a consulta médica de especialistas de la Seguridad Social cuando coincidiendo el horario de consulta de dicho especialista con el de la jornada laboral, se prescriba esta consulta por el facultativo de medicina general que corresponda al trabajador, debiendo presentar previamente el trabajador al Empresario el volante justificativo de la referida prescripción médica. El permiso retribuido estará limitado a 16 horas anuales por años naturales. Se respetarán las condiciones más beneficiosas individuales reconocidas en las Empresas.

[…]

Los permisos y licencias previstos en el presente artículo, deberán ser utilizados precisamente para la finalidad por la que son reconocidos, de tal modo que, de no realizarse cuando acontezcan las circunstancias previstas en cada uno de los distintos apartados, se perderá el derecho a los mismos y en ningún caso serán susceptibles de sustitución por retribución económica. Para todos los supuestos contemplados en este artículo, se deberá justificar documentalmente tanto la realidad y el motivo de la ausencia como, en su caso, el tiempo empleado en ella
.

De esta manera, la asistencia a la consulta médica de un especialista, si esta consulta ha sido previamente prescrita por el médico general del trabajador y coincide con el horario de trabajo, da derecho a un permiso retribuido de hasta 16 horas anuales.

Por lo tanto, en el caso de que la rehabilitación sea prescrita por su médico de cabecera y esta coincida con su horario de trabajo, siempre que exista la justificación previa a la empresa, será posible este permiso retribuido de hasta 16 horas.

Para confirmar esta cuestión, vamos a acudir a la jurisprudencia de los tribunales, que en sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, de 1 de diciembre de 2005 estimo las pretensiones de la trabajadora sobre la asistencia a rehabilitación como un permiso retribuido:
La actora, que trabaja para el Ayuntamiento de Monesterio demandado, cursó baja laboral en mayo de 2004, situación que se prolongó hasta el 27 de enero de 2005, fecha a partir de la cual, por prescripción médica, debe someterse a tratamiento rehabilitador en el hospital de Zafra de 8 a 10 horas, tres veces por semana, siendo su horario de trabajo de 8 a 15 horas. Siendo estos los hechos indiscutidos, la sentencia de instancia declara el derecho que le incumbe a la actora de asistir a las sesiones de rehabilitación que le correspondan por prescripción facultativa, desde luego sin ver disminuidas sus retribuciones, y que sustenta en el artículo 29 del Convenio Colectivo para el personal laboral del Ayuntamiento demandado, precepto que determina: «los trabajadores acogidos al presente convenio tendrán derecho a las siguientes licencias retribuidas : por el tiempo necesario para asistencia a consultas médicas ». Frente a dicha decisión se alza la Corporación demandada para, con amparo en el apartado c) del artículo 191 de la Ley de Procedimiento Laboral , denunciar la vulneración por la sentencia de instancia de los artículos 3.1 del Código Civil en relación con los artículos 1281 y siguientes del propio Texto Legal, en lo que respecta a la interpretación del artículo indicado de la norma paccionada, así como el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores; y los artículos 5.a) y 20.2 del propio Estatuto, en lo que respecta al principio de buena fe que ha de presidir el entramado de derechos y obligaciones resultante de la relación laboral.

Primeramente hemos de dejar constancia de que artículo 37 del Texto Estatutario, concretamente su número tercero que regula el régimen de permisos retribuidos , es una norma mínima legal de obligado cumplimiento, con respecto de la que cabe mejorar su contenido para el trabajador por vía de convenio, al ser un supuesto típico de relación de suplementariedad del convenio con respecto de la Ley. Tal precepto regula, de forma completa una serie de permisos retribuidos , siendo una norma mínima cuyo contenido ha de ser respetado en todo caso, y en concreto, ha de ser respetado por el convenio colectivo que es objeto de examen, pues así lo impone el artículo 85.1 del Estatuto de los Trabajadores. Ahora bien, ello no significa que sólo quepan permisos retribuidos en aquellos casos normativamente previstos, sino que cabe ampliar los supuestos por vía de la negociación colectiva. Así se ha de deducir del juego conjunto del artículo 37.1 de la Constitución , 3.1, a y b y 3 del Estatuto de los Trabajadores y de su artículo 82.2 y 3. Dicha circunstancia es la que concurre en el supuesto examinado, en tanto que el Convenio Colectivo de la Corporación demandada establece como supuesto de permiso retribuido el necesario para asistir a consultas médicas .

Pues bien, se quiera o no es lo cierto que la actora lo que viene haciendo es precisamente asistir a sesiones de rehabilitación por prescripción médica o facultativa, ateniéndonos a una interpretación literal de la norma, tal y como propugna el recurrente. Desde luego el hecho de que las sesiones se lleven a efecto por médico , fisioterapeuta, ATS o cualquier profesional dedicado a la asistencia sanitaria no cambia su origen, tal y como se pretende. Ni del propio modo lo hace las alternativas que expone, primeramente, como bien afirma el impugnante del recurso, por cuanto que no existe un ofrecimiento serio y concreto para solventar la situación de la mejor forma para ambas partes contratantes; y en segundo lugar por cuanto que esas supuestas reducciones de jornada o cambios de horario vienen previstos en el apartado 5 del artículo 37 para el cuidado directo de familiar en los supuestos que el mismo determina, y el apartado 7 del propio precepto para trabajadora víctima de violencia de género, y ello en contestación a la supuesta interpretación teleológica que también propugna el disconforme.

No podemos dejar de lado el hecho de que la demandante fue dada de alta médica el 27 de enero de 2005, con la consiguiente obligación de reintegrarse a su puesto de trabajo, y por prescripción médica debe someterse a rehabilitación , lo que entiende esta Sala no debe perjudicar a la trabajadora, a lo que se añade, y con ello se contesta a la invocación del principio de buena fe, que la recurrente en ningún caso alega que la demandante esté ejercitando el derecho de asistencia a las sesiones de rehabilitación de la forma mas gravosa para la demandada, sino en la única manera posible, con lo que mal se puede infringir dicho principio, que requiere que se sobrepasen manifiestamente los límites normales del ejercicio de un derecho con daño para tercero (artículo 7.2 del Código Civil). Cuestión distinta sería que la demandante y a propósito eligiera el horario para asistir a dichas sesiones haciéndolo coincidir con los momentos en que fuera mas necesaria su presencia en el puesto de trabajo, o procurara en la forma posible emplear mas tiempo del debido. Pero no es el caso, o al menos en ningún momento consta, sin que a ella le sea dado elegir entre estar en situación de baja laboral o no como parece que entiende el demandado, y tal y como hemos adelantado, sin que la Corporación haya ofrecido en concreto una solución beneficiosa para ambas partes. Lo que en realidad subyace en el recurso y en la posición del Ayuntamiento es la necesidad de que la actora «se de» de baja, lo cual, es obvio, no es factible con causa en su propia decisión, sin olvidar que el hecho de recibir el tratamiento cuestionado no tiene que generar la situación de incapacidad temporal, y que del propio modo tampoco queda constancia de que la demandante no lleve a cabo el cometido propio del puesto de trabajo que desempeña
.

Cómo observáis, en un caso muy similar al planteado, los Tribunales entendieron que el permiso para asistencia a consultas médicas era un permiso retribuido, ya que, como establece la sentencia, asistir a sesiones de rehabilitación por prescripción médica o facultativa, ateniéndonos a una interpretación literal de la norma, está dentro del ámbito de aplicación de “asistencia a consultas médicas”.

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Lucia Gesta Labiano
Lucia Gesta Labiano
Abogada laboralista
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
Adrián Ventura
Adrián Ventura
Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra

LexaGo Resuelve Consultas Laborales

Da respuesta a tus clientes de forma mucho más rápida y con jurisprudencia en cada caso.