¿Cuándo se produce el ascenso de ayudante a dependiente en el convenio del comercio de la piel de Madrid?

26/04/2019

Se trata de una empleada mayor de 22 años, que trabaja desde hace cuatro como Ayudante de Dependienta en un zapatearía, e interpreta que por el transcurso de dos años en la categoría le correspondería ascender a la categoría de Dependienta.

El convenio, salvo error por nuestra parte, no especifica que los Ayudantes deban ascender a Dependientes de forma automática por el transcurso del tiempo (2, 3 o 5 años…), si lo hace en el caso de los llamados recaderos, en el artículo 32.

El último convenio del Comercio de la Piel de Madrid 2014-2017, hace referencia a categorías profesionales y promoción el artículo 32 y en su Disposición Final nos dice: En lo no regulado en el presente Convenio, se estará a lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores, en el Acuerdo Nacional sobre la derogación de la Ordenanza de Comercio y en la demás legislación vigente.

La cuestión es si en base al Acuerdo Nacional sobre derogación de la Ordenanza de Comercio podría prosperar la demanda de la Ayudante de dependiente a que se le reconozca un cambio de categoría a Dependienta.

Respuesta de abogado

No existe normal legal, reglamentaria o convencional, que reconozca a la empleada el derecho a ostentar la categoría de dependiente.

El Convenio señalado, nada dice en relación con el transcurso de determinado período para pasar de la categoría de ayudante de dependiente, a la de dependiente.

En el caso del recadero, el Convenio señalado en su artículo 31 establece que, sólo podrán ser recadistas, aquellos trabajadores de entre 16 y 18 años, debiendo pasar a la categoría de ayudante de dependiente, mozo o auxiliar administrativo.

Tampoco el Acuerdo Nacional sobre la derogación de la Ordenanza de Comercio contiene previsión en el sentido indicado. Además, el propio Convenio incluye ambas categorías, la de dependienta y ayudante de dependienta, dentro del mismo Grupo Profesional, en el Grupo II.

Sin embargo, dicho esto, la afirmación de la trabajadora tiene origen en lo establecido en el artículo 16.n) de la Ordenanza Laboral de Trabajo para el Comercio en General, aprobada por Orden Ministerial de 24 de julio de 1971, que establece que la categoría de ayudante sólo puede desempeñarse hasta los 22 años, pasando a la categoría de dependiente con sólo cumplir la edad de 22 años.

En este sentido, distintos Tribunales han considerado aplicable estos criterios, y por tanto, obligatorio para la empresa reconocer la categoría de dependiente a los trabajadores que cumplan 22 años tal como se desprende del artículo 25 de la citada ordenanza. Como ejemplo, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha de 3 de febrero de 2011:
Finalmente, el art. 25 de la Ordenanza regula los ascensos del personal, cuando haya vacante de la correspondiente categoría en la plantilla, pero señala taxativamente que "Los ayudantes pasarán automáticamente a la categoría de dependiente al cumplir los 22 años de edad". […] Conforme a lo anterior, y atendiendo a una interpretación literal de los preceptos antes citados, no suscita duda alguna que la categoría de ayudante únicamente pude desempeñarse hasta la edad de 22 años, pues a partir de tal edad necesariamente el trabajador debe ostentar la categoría de dependiente, sin que el acceso a tal categoría dependa de la existencia o no de vacantes en el centro de trabajo en que preste sus servicios. A igual conclusión se llega aplicando un criterio sistemático, habida cuenta de que uno de los derechos laborales básicos de todo trabajador es el derecho a la promoción en el trabajo conforme a lo que se establezca en el convenio (art. 4.2 b) y 24 del ET). Como en el presente caso resulta indiscutido que la demandante tenía más de 22 años cuando comenzó su relación laboral con la empresa demandada, es claro que la categoría de inicio es la de dependienta y su salario el propio de tal categoría, con independencia de lo que se hiciera constar en su contrato de trabajo de fecha 27/03/2008, pues tal derecho es indisponible para el propio trabajador, conforme a lo establecido en el art. 3.5 del ET.
Por tanto, lo cierto es, que la trabajadora tiene cierta base para afirmar la obligatoriedad del cambio de categoría.

Sin embargo, entendemos que, el Convenio del Comercio de Piel de la Comunidad de Madrid, no remite a esta ordenanza, sino al acuerdo de derogación de la misma, norma, que no contiene el mandato señalado, y que por tanto, no resulta aplicable a la trabajadora.

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Blanca Bazal
Blanca Bazal
Abogada laboralista
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Abogada laboralista
Noelia Vergara
Noelia Vergara
Abogada Laboralista

LexaGo Resuelve Consultas Laborales

Da respuesta a tus clientes de forma mucho más rápida y con jurisprudencia en cada caso.