2023-01-28 00:51:22

Incapacidad Trabajador

Buenos días,

Nuestra empresa pertenece al sector de la construcción.
Tenemos un trabajador que esta semana hace 1 año de baja laboral debido a una disnea pulmonar (bronquitis crónica). Después de 1 año de visitas médicas y diferentes tratamientos el trabajador no mejora y la mutua ha solicitado una incapacidad al tribunal médico. El problema es que este trabajador no tiene un diagnótico claro pero debido a su dolencia, no puede respirar y por supuesto no puede trabajar en la construcción.
Creemos o estamos casi seguros, que le van a denegar la incapacidad.
La duda que tenemos es: En que situación se queda la empresa??.
Seguramente le van a prorrogar la baja y posteriormente le darán el alta. El trabajador quiere iniciar un proceso de incapacidad con los abogados.
Que ocurriría si el proceso se alarga y pasa el año y medio de la baja y le dan el alta??.
Que suele ocurrir en estos casos??

 13/09/2011 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 14/09/2011 LEXA Abogados
Buenas días:

En primer lugar y contestando a la primera de las preguntas, debemos valorar en qué situación se queda la empresa ahora, tras lo que considere el Equipo de Valoración de Incapacidades (el Tribunal médico).

En caso de que el Instituto Nacional de Seguridad Social reconozca al trabajador la situación de Incapacidad Permanente Total (aquellas lesión que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión habitual en construcción) el empresario podrá extinguir el contrato de trabajo, sin que el trabajador tenga derecho a indemnización alguna.

No obstante, si el órgano que haya emitido la calificación estima que puede producirse una mejoría de su estado que le permitiría al trabajador reincorporarse al cabo de unos años, no procedería la extinción del contrato, sino la suspensión del contrato de trabajo hasta que se realice la revisión, es decir, hasta los 2 años. La suspensión supone que la empresa no debe pagar ni salario ni seguridad social. Únicamente, debería en este caso, notificar al trabajador su situación de suspensión hasta que se diese la revisión al cabo de 2 años. En el caso de que, tras la citada revisión al cabo de 2 años, el trabajador estuviese bien, entonces la empresa debería reincorporarlo.

Si, por el contrario, el trabajador no fuera reconocido en vía administrativa en situación de incapacidad permanente total, podrían pasar dos cosas: que se emitiera el alta médica o que se prorrogase la Incapacidad Temporal. Si se emitiera el alta médica, el trabajador debe de reincorporarse a su puesto de trabajo habitual. En todo caso, lo que suele suceder en estos casos, en los que el trabajador no puede ir a trabajar, es una nueva baja médica, aunque sea por diferente motivo. No obstante, al denegársele la incapacidad permanente, el trabajador tendría derecho a impugnar dicha resolución interponiendo la correspondiente reclamación previa y, una vez resuelta la reclamación previa desestimando de nuevo, la correspondiente demanda ante los Juzgados de lo Social.

En segundo lugar, el trabajador puede solicitar la iniciación del procedimiento de incapacidad permanente en cualquier momento anterior a la propuesta de la mutua o de propuesta de oficio del Instituto Nacional de la Seguridad Social. De esta manera, no es necesario esperar a iniciar el procedimiento de incapacidad permanente a la finalización del proceso de incapacidad temporal, ya que el propio trabajador puede iniciarlo individualmente si existirán razones médicas fundadas que permitieran apreciar su éxito. En este caso, parece claro que se trata de lesiones permanentes y definitivas (disnea crónica), por lo que a nuestro juicio, una vez conocido el dictamen del EVI, siempre que se deniegue, debería iniciar el procedimiento de incapacidad permanente mediante la formulación de la Reclamación Previa. Es decir, tal y como lo planteáis y como suele ser en estos casos, el EVI prorrogará la IT. Pues bien, el trabajador no debería en este último caso esperar a que finalice la IT, sino que debería cuánto antes iniciar el proceso de incapacidad permanente, porque seguramente acabará en juicio. La forma de iniciar el procedimiento es realizando la Reclamación Previa cuando le denieguen la incapacidad permanente y le prorroguen la IT. Es muy habitual que la forma de denegar una prestación de incapacidad permanente, sea prorrogando la IT, por lo que os aconsejamos que instéis al trabajador a que solicite la incapacidad permanente cuánto antes. Lo decimos porque el proceso hasta que haya juicio es muy largo (1 año aproximadamente desde que se interpone la Reclamación Previa hasta que haya juicio). Por eso, conviene iniciarlo cuánto antes. Si no, seguramente lo que ocurrirá es que acabará dentro de otros 6 meses la incapacidad temporal, y entonces tendrá que iniciar la Reclamación Previa, etc, comenzando a computar el año dentro de 6 meses. Por eso, cuando la dolencia es clara y definitiva, la incapacidad es aconsejable comenzarla cuánto antes.

En tercer lugar, si tras los 18 meses en Incapacidad temporal dieran el alta al trabajador y no le hubieran reconocido una incapacidad permanente, el trabajador debe de reincorporarse a su puesto de trabajo. Debe tenerse en consideración, que en caso de enfermedad común (que será vuestro caso), para el inicio de un nuevo proceso incapacidad temporal, debe transcurrir al menos 180 días desde la finalización del último proceso de incapacidad temporal, a no ser que el origen del nuevo proceso de IT se produzca como consecuencia de distinta dolencia. Por lo tanto, significa que a los 18 meses (12 más la prórroga de otros 6 más), el trabajador no percibirá ya de la Seguridad Social prestación de Incapacidad Tempora, y mientras no tenga reconocida la incapacidad permanente, tendréis que darle de alta y abonarle el salario. Por eso, compensa que comience cuánto antes la solicitud de incapacidad permanente.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Consultas relacionadas

    LexaGO

    Consultas laborales resueltas en menos de un minuto

    *El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

    Somos abogados

    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
    Esther Marcos Rodríguez
    Esther Marcos Rodríguez
    Abogada laboralista
    Leticia Medina Bello
    Leticia Medina Bello
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
    Abigail Rojas
    Abigail Rojas
    Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra

    ¿ Tienes una duda laboral ?

    ¿ Necesitas la respuesta ¡YA! ?

    Te la resolvemos en un minuto

    Pide tu prueba gratuita