2023-02-09 13:09:12

Impago De Nóminas (Art. 50.1.B) Del Et)

Buenos días,

en una empresa del sector del metal, por motivos ecónomicos, la paga extra de junio 2011se abonó a los trabajadores fraccionada entre los meses de julio a diciembre de ese mismo año. La paga extra de diciembre 2011 se está abonando fraccionada entre los meses de enero a junio de 2012. La nómina del mes de abril se ha abonado sólo la mitad del importe sin previo aviso a los trabajadores y tampoco les han comunicado cuando percibirán el importe restante de la nómina. Mi pregunta es ¿que medidas pueden tomar los trabajadores? ¿y de cara a posibles despidos, si la empresa declara que no puede pagar las indemnizaciones, que porcentaje asume Fogasa?. El enfado de los trabajadores va en aumento ya que no se les notifica con anterioridad estos impagos.

Un saludo,
Gracias.

 10/05/2012 Usuario LEXA Online

Respuesta de abogado:

 11/05/2012 LEXA Abogados
Buenas tardes:

Se trata de una consulta semejante a la realizada con fecha 5 de mayo de 2010 (http://bit.ly/ILD1NS). En ese caso se consultó respecto a qué podían hacer los trabajadores cuando la empresa, sistemáticamente, se atrasaba en el pago de los salarios.

La cuestión objeto de la consulta en estos casos es “el retraso continuado en el abono de los salarios es causa de extinción contractual a instancias del trabajador por incumplimiento grave del empresario” y da lugar al percibo a favor del trabajador de la indemnización por despido improcedente, en aplicación del art. 50.1.b) del ET.

Los tribunales exigen que no se trate de un incumplimiento esporádico. En materia de retraso de salarios, como es el caso, se exigiría que a lo largo de un año la empresa se retrase de forma continuada en el abono del salario de cada mes (véase, por ejemplo, STSJ de Andalucía, de 8 de octubre de 2002). Es decir, como ha señalado el Tribunal Supremo, se requiere, “un comportamiento continuado y persistente; esto es, que tenga verdadera transcendencia por constituir un incumplimiento grave de las obligaciones contractuales del empresario" (STS, de 13 de julio de 1998). En el mismo sentido, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, sentencia con fecha 26 de marzo de 2010 que “es necesaria la concurrencia del requisito de gravedad en el incumplimiento empresarial, para lo que debe valorarse exclusivamente si el retraso o impago es o no grave, partiendo de un criterio objetivo, temporal y cuantitativo. En consecuencia, concurre tal gravedad cuando el impago de los salarios no sea un mero retraso esporádico, sino un comportamiento continuado y persistente”.

En definitiva, consideramos que el incumplimiento registrado hasta el momento en el caso planteado, sin perjuicio de la necesidad de analizarlo más detenidamente, no parecería constituir razón suficiente para la extinción contractual por incumplimiento grave del trabajador. Aunque si se reincide y/o persiste en el incumplimiento durante los próximos 6 meses, la causa podría entrar ya dentro de los supuestos que son objeto de incumplimiento grave.

Con respecto al abono del FOGASA, debemos diferenciar entre pago directo (el 40% en empresas de menos de 25 empleados, sólo para despidos objetivos9 y la responsabilidad subsidiaria (para casos de insolvencia).

No obstante, antes de entrar a analizar cada tipo de responsasbilidad, debemos considerar que el FOGASA en ambos casos pagará las indemnizaciones de acuerdo a los siguientes tres límites que tienen que cumplirse de forma acumulativa:

i) El primer límite refiere al máximo de salario regulador (FOGASA = 3 x SMI: 30 días), es decir, 74,68 Euros/día. Es decir, se trata de dividir el salario bruto del trabajador entre 30, y si da menos del equivalente al máximo establecido, el FOGASA se hará cargo de todo, pero si da más, el sobrante no será responsabilidad del FOGASA.

ii) Una vez considerado el límite anterior, se establece que, en todo caso, el FOGASA cubrirá hasta un límite máximo de 30 días por año trabajado. Es decir, aunque la indemnización correspondiente sea de 45 días por año trabajado, el FOGASA abonará solo 30 días.

iii) Por último, en todo caso, aún cumplidos los requisitos anteriores, la indemnización a ser abonada por el FOGASA no podrá superar los 27.258,20 Euros.

En tales condiciones el FOGASA asumirá las indemnizaciones por despido, de acuerdo a los siguientes criterios:

1. Responsabilidad Directa del FOGASA:

Para los contratos suscritos antes de junio de 2010, se requiere el cumplimiento de las siguientes condiciones: a) que la empresa tenga menos de 25 trabajadores; b) que la empresa realice el despido objetivo, en el que ponga a disposición del trabajador la indemnización de 20 días por año, descontando el 40% que debe abonar el FOGASA por ser empresa de menos de 25 trabajadores.
No se exige la declaración de insolvencia. Con la carta de despido objetivo, y el compromiso de no demandar a la empresa por despido, los trabajadores acuden directamente al FOGASA, para que éste les abone el 40% de la indemnización por despido objetivo. Ahora, con la reforma laboral, dicho 40% será siempre adelantado por la empresa, y será ésta la que acuda al FOGASA para que lo devuelva.

Por tanto, la Reforma Laboral de febrero de 2012 redimensionó la responsabilidad del FOGASA estableciendo que este sumirá el pago del 40% del salario por año de servicio sólo en caso de extinciones procedentes de contratos indefinidos y de empresas de menos de 25 empleados (art. 33.8 ET). Además, el procedimiento establecido por la nueva legislación exige que la empresa pague toda la indemnización para luego cobrar el 40% al FOGASA, contrario al régimen anterior en el que la empresa pagaba sólo el 60% y el trabajador debía acudir al FOGASA para cobrar el 40% restante.

2. Responsabilidad subsidiaria del FOGASA:

Si la empresa no paga se la ejecuta judicialmente y, no habiendo patrimonio ejecutable suficiente para pagar, se la declara insolvente. En tal caso, el trabajador puede acudir al FOGASA que pagará la indemnización en función de unos criterios y límites preestablecidos.

Si la empresa incumple, por incapacidad de pago, su obligación de pagar el 60% de la indemnización por despido que le corresponde; los trabajadores deben interponer reclamación de cantidad en los términos anteriormente señalados y el FOGASA pagará de acuerdo a los límites anteriormente expuestos.

En tal caso será necesario que exista demanda, juicio, ejecución y declaración de insolvencia para que el FOGASA se haga cargo del resto de la deuda.

Al margen de lo comentado en relación con el FOGASA, debe tenerse en cuenta que también puede suceder que la empresa resuelva despedir por causas económicas y ella misma acredite la falta de liquidez de la empresa para el pago de las correspondientes indemnizaciones.

Dicha falta de liquidez puede acreditarse, por ejemplo, mediante la prueba del aplazamiento de deudas con la Seguridad Social, con Hacienda, etc. Estas son las pruebas más contundentes de falta de liquidez, y son las que los Tribunales entienden como más justificadas. Por lo tanto, si la empresa tuviese aplazados dichos pagos, podrá también aplazar el pago de la indemnización por despido objetivo, siempre que lo realice por causas económicas.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Consultas relacionadas

cargando

    LexaGO

    Consultas laborales resueltas en menos de un minuto

    *El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

    Somos abogados

    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
    Lucia Gesta Labiano
    Lucia Gesta Labiano
    Abogada laboralista
    Juncal Fernández
    Juncal Fernández
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
    Adrián Ventura
    Adrián Ventura
    Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra