2023-01-31 17:53:15

Despido Objetivo Trabajador Baja Médica Y Malo O Bajo Rendimiento

Buenas tardes,
Tengo un trabajador que desde hace tiempo no está a la altura de su puesto de trabajo. Es un puesto de muchísima responsablidad, pero la actitud de esta persona siempre fue la de ser un poco "pasota". El caso es que además, acaba de pedir una baja médica por un cuadro de ansiedad, y no quiere ni decirnos el tiempo que estima estar de baja médica (e insisto que su puesto es de máxima responsabilidad).
Pues bien, queremos quitárnoslo de encima de una vez, pero no queremos tampoco darle una indemnización de 45 días.
¿Habría alguna fórmula para hacerlo parecer un despido objetivo de 20 días?
Saludos y gracias.

 14/06/2012 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 15/06/2012 LEXA Abogados
Buenos días:

En supuestos como el vuestro, la cuestión no es sencilla, ya que pretendéis realizar un despido objetivo, cuando la razón última es realmente disciplinaria. Os planteamos la siguiente propuesta:

Realizar un despido objetivo para este trabajador es complicado, salvo que entrase a computar sus bajas de menos de 20 días para un despido objetivo por absentismo. Si éste es el caso, podéis hacer un despido objetivo por absentismo. Si no cumpliese con las bajas suficientes (20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos o el 25% en 4 meses discontínuos).

Si éste no es el caso, optar por un despido objetivo por causas económicas, por ejemplo, o productivas, si es el único despido, también es fácil que se considere improcedente.

Por eso, es aconsejable en estos casos negociar la salida. Una forma de negociarla podría ser realizar un despido disciplinario por disminución del rendimiento, especialmente agravada por tener un puesto de gran responsabilidad. Entre otras, en sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 14 de marzo de 2006, se contiene un supuesto similar al vuestro. En ella, la empresa envía a uno de sus trabajadores la siguiente carta de despido:

“La Dirección de la empresa ha decidido extinguir su contrato de trabajo con efectos del día de hoy por los hechos que seguidamente le relacionamos.
Siendo Vd. Director de Producción, formando parte del Comité de Dirección de esta Compañía, y máximo responsable de la actividad en Planta y de la Distribución, desde el pasado mes de mayo de 2004 viene incurriendo Vd. en un bajo rendimiento (…), con comportamientos de todo tipo que rompen la buena fe contractual que debe regir las relaciones contractuales al desentenderse de las obligaciones propias de su puesto de trabajo el cual, para mayor gravedad de su conducta, es de máxima responsabilidad.”

Pues bien, la misma sentencia, en sus fundamentos jurídicos, continúa:

“La resolución del caso exige recordar que en materia de despido disciplinario, ha de estarse a la conocida doctrina jurisprudencial en la que se ha venido a sentar el criterio de que el despido disciplinario que contempla el art. 54 Estatuto de los Trabajadores, únicamente procede cuando el trabajador haya incurrido en conductas de especial gravedad y trascendencia, porque no toda falta laboral o incumplimiento del mismo puede generar la sanción más grave que prevé el ordenamiento laboral que debe quedar reservada a aquellos comportamiento que evidencien una especial dosis de gravedad, en aplicación de la denominada teoría gradualista que obliga a guardar una adecuada proporcionalidad entre la sanción y la conducta sancionada, debiendo atenerse para su imposición a la entidad de la falta, así como a las circunstancias personales y profesionales de su autor, por el claro matiz subjetivista que la caracteriza. (…)
En el supuesto enjuiciado, la empresa imputa al trabajador la grave trasgresión de la buena fe contractual y la disminución voluntaria del rendimiento que supone su comportamiento.
Del análisis de las circunstancias concurrentes se desprende el actor ha modificado intencionadamente su conducta, (…) pasando a mantener un comportamiento que claramente supone transgredir la buena fe contractual y entra de lleno en una grave disminución voluntaria e injustificada del rendimiento. (…)
Se evidencia de ello que el actor actuó deslealmente para con la empresa trasgrediendo de forma especialmente grave la buena fe contractual.”

Por tanto, dicho despido disciplinario es calificado como procedente. Este despido aparece regulado en el artículo 54 del Estatuto:

“1. El contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, mediante despido basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador.
2. Se considerarán incumplimientos contractuales: (…)
e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.”

Por ello, preparando muy bien la carta de despido, podría negociarse luego con el trabajador una indemnización de 20 días por año.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Consultas relacionadas

    LexaGO

    Consultas laborales resueltas en menos de un minuto

    *El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

    Somos abogados

    Eduardo Castilla Baiget
    Eduardo Castilla Baiget
    Socio de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
    Lucia Gesta Labiano
    Lucia Gesta Labiano
    Abogada laboralista
    José Ángel Brugos Larumbe
    José Ángel Brugos Larumbe
    Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
    Juncal Fernández
    Juncal Fernández
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra

    ¿ Tienes una duda laboral ?

    ¿ Necesitas la respuesta ¡YA! ?

    Te la resolvemos en un minuto

    Pide tu prueba gratuita