2023-02-09 14:17:01

Contrato De Un Directivo: Clausulas No Competencia Y No Concurrencia (Art. 21 Del Et)

Buenas tardes,

Tenemos que hacer un contrato de un directivo y quería saber la diferencia entre la clausula de no competencia y no concurrencia.

Entendíamos que la no concurrencia es no poder realizar trabajos que supongan competencia mientras dura el contrato y la no competencia postcontractual es una claúsula aplicable una vez finalizado el contrato.

Sin embargo los datos que vienen en internet de estudios en relación a las mismas indican que son iguales las dos.

Me gustaría que me aclararán este punto.

Muchas gracias y un saludo

 11/05/2012 Usuario LEXA Online

Respuesta de abogado:

 14/05/2012 LEXA Abogados
Buenos días:

El artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores, regula 3 figuras diferentes:
  1. Concurrencia desleal.
  2. Pacto de Plena Dedicación.
  3. Pacto de no competencia post-contractual.
1. Concurrencia desleal: El primero es el deber general de NO CONCURRENCIA DESLEAL, para el que no es necesario tener nada firmado con el trabajador (art. 5 d) y 21.1 del Estatuto de los Trabajadores). Se trata de un deber más de todo contrato de trabajo.

Así se describen los supuestos de concurrencia desleal por la jurisprudencia (entre otras, sentencia del Tribunal Supremo, de 29 de marzo de 1990): "Se debe tratar de actividades que se desarrollan dentro del mismo plano en que efectúa las suyas la empresa principal (vosotros), por incidir sobre un mismo mercado y sobre un mismo círculo potencial de clientes, realizándose aquellas de manera desleal, con olvido de las exigencias de la buena fe, mediante aprovechamiento de datos internos de la empresa que son conocidos por su trabajo en ésta y que cuando se refieren a su sistema organizativo o de producción o versan sobre la relación de sus proveedores o clientes, pueden ocasionar un potencial perjuicio a aquélla, por alterar el juego de la libre competencia"

2. Pacto de Plena Dedicación: El segundo es el deber de NO PRESTAR SERVICIOS PARA MÁS DE UN EMPRESARIO cuando así ha sido pactado mediante un pacto de plena dedicación o exclusividad con vosotros. En este segundo supuesto no estamos hablando de no concurrencia desleal (de prestar servicios para la competencia), sino que estamos hablando de no poder prestar servicios para ningún otro empresario (sea o no competencia). También viene recogido en el art. 21.1 y 21.3 del Estatuto de los Trabajadores. Para este segundo supuesto es para el que el Estatuto de los Trabajadores recoge la obligación de pactarlo en el contrato de trabajo y abonarlo por parte del empresario.

3. No concurrencia post-contractual:

En tercer lugar, el artículo 21.2 del Estatuto de los Trabajadores regular el pacto de no concurrencia:

“El pacto de no competencia para después de extinguido el contrato de trabajo, que no podrá tener una duración superior a dos años para los técnicos y de seis meses para los demás trabajadores, sólo será válido si concurren los requisitos siguientes:
a) Que el empresario tenga un efectivo interés industrial o comercial en ello, y
b) Que se satisfaga al trabajador una compensación económica adecuada.”

Además, celebrado el pacto, sus efectos son de obligado cumplimiento durante toda su vigencia. Por tanto, de su incumplimiento por el trabajador se deriva una serie de consecuencias. Entre ellas, la restitución al empresario de la indemnización percibida, siempre y cuando se pruebe la realidad y la cuantía de los daños, así como su relación causal con la conducta del trabajador.

En este sentido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 29 de octubre de 2010 establece:

“En términos económicos y empresariales, el resorte esencial de la economía de mercado reside en la competencia, que sin duda puede ser dañada cuando el trabajador pasa a ejercer la misma actividad prestada para su anterior empresario, al que se le priva de clientela valiéndose de la experiencia, conocimientos, contactos o relaciones habidos en el tiempo en que dependía del mismo, con producción de perjuicio. (…)
El pacto de no competencia postcontractual genera expectativas tanto para el trabajador (indemnización para compensarle del perjuicio que pueda suponer, tener que dedicarse, después de extinguido el contrato y durante el tiempo pactado, a otra actividad distinta, para la que quizá no esté preparado), como para el empresario (evitar el perjuicio que pueda suponer la utilización por el trabajador de los conocimientos adquiridos en la empresa en una actividad que entra en competencia con aquélla). (…)
La finalidad esencial que se persigue con el establecimiento de esta compensación o indemnización es doble, a saber: a) Ante todo se pretende resarcir a la empresa, en alguna medida, de los daños y perjuicios que le pueda irrogar la competencia o concurrencia del trabajador cesado; b) Por otro lado, dicha indemnización tiene, con respecto al trabajador cesado, una finalidad disuasoria, al objeto de impeler a éste para que se abstenga de llevar a cabo actos que incurran en concurrencia o competencia con la empresa a la que había pertenecido hasta el cese, y por tanto, también es claro que esta finalidad impone la consecuencia de que la mayor duración de la obligación de no concurrir exige un mayor importe de la compensación pactada y viceversa.”

Por tanto, ante este incumplimiento, el trabajador deberá proceder a la devolución de la compensación económica percibida a raíz del pacto de no concurrencia post-contractual. Pero, para ello, la clave en estos procedimientos, es asegurar que al trabajador se le estuviese abonando en vuestra empresa, por tal concepto una indemnización o cuantía durante el tiempo que estuvo en la empresa.

Es decir, no es válido el pacto de no competencia postcontractual cuando nada se abona al trabajador por tal concepto. Por eso, lo primero es saber si le habéis abonado algo por el concepto del pacto de no competencia.

Pero además, debe ser adecuada la cuantía que se le haya abonado en tal concepto.

Por tanto, son dos requisitos:
  1. Que la empresa tenga un interés comercial o industrial (en este caso, es obvio, ya que incluso se ha llevado clientes), y
  2. Que se le haya abonado en tal concepto una compensación ADECUADA (y aquí es donde debéis fijaros, ya que en muchas ocasiones, éste es el requisito que suele fallar). No vale, por tanto, cualquier tipo de compensación.
No obstante, si hubieseis abonado dicha compensación, ahora podéis solicitar la indemnización correspondiente a dicho trabajador que se ha llevado clientes.

En vuestro caso, si decidís incluir un pacto de plena dedicación (dedicación exclusiva) y un pacto de no concurrencia post-contractual, tened en cuenta que habrá que abonarlo, razón por la que sería oportuno que, dentro de su salario bruto anual incluyáis un concepto por esta razón. Es decir, no se trata de abonarle 10.000 € al año por tal pacto, sino que dentro del salario bruto anual que tenéis pensado pactar con él (por ejemplo, 150.000 € brutos), incluyáis un parte que sea en estos conceptos. De esta forma, estaréis pagando lo mismo pero teniendo asegurado ambas condiciones del contrato.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Consultas relacionadas

cargando

    LexaGO

    Consultas laborales resueltas en menos de un minuto

    *El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

    Somos abogados

    Eduardo Castilla Baiget
    Eduardo Castilla Baiget
    Socio de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
    Lucia Gesta Labiano
    Lucia Gesta Labiano
    Abogada laboralista
    Juncal Fernández
    Juncal Fernández
    Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
    Adrián Ventura
    Adrián Ventura
    Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra